BID insta a América Latina y el Caribe a avanzar con mayor agresividad hacia un área comercial regional más integrada

ASUNCIÓN, Paraguay – América Latina y el Caribe necesitan avanzar más agresivamente hacia un área comercial regional más integrada para aumentar las exportaciones, protegerse de un entorno comercial mundial cada vez más desafiante y estimular a las empresas a volverse más productivas y unirse a cadenas de suministro mundiales, dice un informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

La segunda parte del informe Caminos para Crecer en un Nuevo Mundo Comercial fue presentada hoy durante la Reunión Anual del BID que se celebra aquí y en la que participan sus 48 países miembros. La primera parte, que trataba los desafíos macroeconómicos, se publicó el 31 de marzo.

Este informe sostiene que es posible lograr un Área de Libre Comercio de América Latina y el Caribe (ALCALC) si se evitan abordarlas arquitecturas complejas y las áreas no comerciales que han trabado intentos similares del pasado.

“En el pasado, los esfuerzos por alcanzar un mercado común han sido bien intencionados pero demasiado ambiciosos”, dijo el Vicepresidente de Sectores y Conocimiento del BID, Santiago Levy. “Lo que estamos proponiendo es una ruta de integración más simple y flexible, que se centre inicialmente en los beneficios comerciales y que vaya integrando una amplia red de acuerdos comerciales preferenciales ya vigentes. En realidad, esto es más simple de realizar de lo que muchos pueden pensar”.

La integración comercial con una leve huella institucional es el enfoque preferido adoptado por el bloque comercial Alianza del Pacífico conformado por Chile, Perú, Colombia y México, y podría constituir un modelo de acuerdo regional, dice el informe. El ALCALC podría generar un mercado único de US$5 billones, equivalente al 7% del PIB mundial.

El ALCALC lograría ganancias inmediatas si armonizara un complejo conjunto de 33 acuerdos de libre comercio preferenciales y 47 normas que rigen para establecer el contenido local de los productos. Las exportaciones de bienes intermedios (como maquinaria para la cosecha agrícola, por ejemplo) entre países miembros aumentarían 9%, según cálculos del BID.

Es probable que algunas regiones vean beneficios superiores. Un exportador típico del Cono Sur vería sus envíos de bienes intermedios elevarse 12%, y un exportador de América Central y México al Cono Sur tendría un crecimiento del 15%.

Estos progresos se lograrían al extender y cerrar brechas entre regulaciones de normas de origen presentes en acuerdos preferenciales de libre comercio, tanto bilaterales como multilaterales. Acciones complementarias, como facilitar los procedimientos aduaneros y armonizar los marcos regulatorios, ofrecerían una mayor escala productiva, lo que ayudaría a las empresas a volverse más competitivas y a unirse a cadenas de suministro internacionales.

El informe sugiere evitar la creación de instituciones supranacionales de una unión aduanera. Inicialmente el ALCALC debería ocuparse del intercambio de bienes y servicios. Temas como la propiedad intelectual, cuestiones laborales y medioambientes podrían abordarse más adelante.

Asimismo, casi el 80% de los bienes ya están sujetos a aranceles nulos bajo acuerdos vigentes, por lo que gran parte del difícil proceso de adaptación ya se ha realizado, aunque su fragmentación los vuelve complicados y vulnerables, sostiene el informe.

“El hecho es que nos espera un entorno comercial mundial más desafiante”, dijo Antoni Estevadeordal, gerente del Sector de Integración y Comercio del BID. “Esta realidad promete ser cruda con los acuerdos menores. Si no adquieren una masa económica crítica, corren el riesgo de volverse irrelevantes”.

El informe calcula que un escenario de graves fricciones en comercio internacional, equivalente a un aumento de 20 puntos porcentuales en aranceles bilaterales a nivel mundial, reduciría las exportaciones de la región un 13%. Con el ALCALC, la reducción sería solamente del 8%.

El informe insta a los líderes de la región a embarcarse en el proceso de negociación en una cumbre presidencial de alto nivel en que se especifiquen objetivos y plazos. Los autores del informe proponen un proceso de tres pasos para dar lugar al ALCALC. Primero, la red de acuerdos comerciales preferenciales existente debería ampliarse para integrar a todos los países aspirantes a ser miembros del nuevo acuerdo. El reporte indica que Brasil y México tienen la “fuerza gravitatoria” para poner esto en marcha acercando el Mercosur a la Alianza del Pacífico, respectivamente.

Un segundo paso implicaría generar una infraestructura institucional minimalista para la gestión de negociaciones, con un consejo de gobernanza dirigido por ministros de comercio o de áreas relacionadas. Una tercera fase abordaría temáticas de acceso al mercado, cubriendo la eliminación gradual de aranceles, armonizando normas de origen y bajando barreras no arancelarias, con el fin de alcanzar aranceles nulos para todos los productos “en un plazo lo suficientemente acotado para generar un cambio en el difícil contexto actual y evitar tener que atravesar ciclos políticos diferentes, pero no tan acelerado que pueda generar evitables costos de ajuste”.

América Latina y el Caribe enfrenta un nuevo mundo en donde probablemente que el proteccionismo comercial aumentará, las tasas de interés están subiendo y los precios de las materias primas son inferiores al de la década pasada, indica el informe. Con las tasas de crecimiento proyectadas, el nivel de bienestar de la población no crecería como sería deseable. Los países de la región necesitan encontrar maneras de aumentar el crecimiento, pero también enfrentan limitaciones fiscales. Un camino propicio para aumentar el crecimiento con un bajo costo, es implementar un proceso más profundo de integración regional.

Acerca del BID

El Banco Interamericano de Desarrollo tiene como misión mejorar vidas. Fundado en 1959, el BID es una de las principales fuentes de financiamiento a largo plazo para el desarrollo económico, social e institucional de América Latina y el Caribe. El BID también realiza proyectos de investigación de vanguardia y ofrece asesoría sobre políticas, asistencia técnica y capacitación a clientes públicos y privados en toda la región.